Sencillamente…

 

_DSC0456

Que soy muy fan de la expresión “menos es más”, ya lo sabéis. Pero si creéis que únicamente la asocio al mundo de la moda, os equivocáis. Creo que funciona en todos los aspectos de la vida.

Lo sencillo, que no lo simple, siempre es (al menos para mí), garantía de éxito.

Si nos ceñimos al mundo de la moda, nadie discute que los básicos, las prendas sencillas y atemporales, esas que aunque pasen las temporadas y lleguen nuevas modas siempre “están de moda“, son imprescindibles en cualquier armario. Funcionan perfectamente, y son los que, más de una vez, nos salvan de una “crisis de inspiración”. Y, si me permitís que me atreva, creo que son las prendas con las que más cómodos nos sentimos.

Y si extendemos esa máxima al resto de aspectos de la vida -más importantes que la moda-, creo que también funciona. La vida, por sí sola, suele complicarse, y a veces, somos nosotros mismos los que la hacemos aún más difícil. Y no me refiero a que todos los problemas que puedan surgirnos tengan una solución sencilla; no, muchas veces, debemos tomar decisiones que no son precisamente fáciles y que cuestan mucho adoptar.

Me refiero a simplificar. Con los años, he aprendido a hacer eso, y a priorizar. Nadie tiene la clave para hacer la vida más fácil, creo que si así fuera, todo sería más… aburrido. Pero sí creo que podemos tener en cuenta algunos “trucos” para que el día a día sea más llevadero.

Simplificar y relativizar. Dar la importancia que verdaderamente tienen las cosas y no exagerar. ¿Cuántas veces una tontería nos parece un mundo? Yo, he aprendido que cuando me agobio por algo, me paro y me pregunto si es tan importante como para que se lleve una parte de mi tiempo en lamentarme. Pensar si tiene solución y en que, quizá lo que a mi me parece un problema insalvable hay quién ni se para a pensar en él porque le ocupan cosas mucho más graves. Y no, no es el consuelo de pensar que puede que haya alguien que “esté peor que yo“. Es darle la vuelta a las cosas y dar las gracias porque, a día de hoy, lo realmente importante de mi vida está bien (Virgencita, que me quede como estoy).

Priorizar. Con la boda me di cuenta de que es vital aprender a darle a cada cosa, persona y problema, el sitio que se merece en nuestra escala de prioridades. Sobre todo, a las personas. No es más que evaluar qué tiempo tengo, a qué se lo quiero dedicar y no perderlo en lo que no vale la pena.

Y esto, evidentemente, no es sencillo. No es nada fácil ni relativizar, ni simplificar, ni priorizar. Pero hay que intentarlo, porque estoy convencida de que, cuando se consigue, la vida no deja de ser complicada, pero quizá sí es más fácil de llevar.

Es, sencillamente, querer hacerlo fácil.

Gracias por estar al otro lado.

Os espero el viernes.

Malu

Anuncios

4 pensamientos en “Sencillamente…

  1. Ohhh, gracias por volver al blog. Un post semanal es una frecuencia genial (ojalá puedas sobrellevarlo y no impacte demasiado en la gestión de tu tiempo).

    Con respecto al tema de hoy, me encanta una de las palabras claves del texto: Relativizar.
    Creo que es la clave, todos tenemos nuestras propias escalas de prioridad y somos más o menos proclives a agobiarnos por las cosas que nos suceden pero si aprendemos a relativizar, la vida es más sencilla.

    Desviándome un poquito del tema, siempre he creído que la vida son etapas y que además cada uno definimos “los pilares” de nuestra vida. En cada una de estas etapas estos pilares van fluctuando en cuanto a intensidad y debemos ser capaces de asimilarlo y aceptarlo convenientemente.

    No me extiendo más, miles de gracias por retomar el blog y buen finde!!

  2. Totalmente de acuerdo David!! Las prioridades cambian con la evolución de nuestras vidas y es lo lógico. Muy bueno tu comentario. Gracias a ti por pasarte por aquí! Nos leemos el próximo viernes. Feliz inicio de semana!

  3. Me apunto a todo lo leído. Verdad verdadera. Y con la evolución de la vida cambias para mejor tus prioridades, al menos eso pienso yo tb. Feliz semana guapísima.

  4. pffff… qué importante aprendizaje es el de simplificar. es de volver a lo esencial. a saber qué es lo que de verdad importa y a aprender a ver la vida desde ese punto de vista. ¿todo lo demás? es accesorio.
    muaaaaaaaaaaaaa!

¡Gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s