Tóxic@

unnamed

La toxicidad se define (no por la R.A.E) como “la capacidad de una sustancia química de producir efectos perjudiciales sobre un ser vivo al entrar en contacto con él“. Cuando nuestro cuerpo detecta algún tipo de sustancia que lo amenaza, lo repele. Se revela. Nos muestra signos de que “hay algo que está fallando”. Nuestro cuerpo (como el resto de la naturaleza) es sabio.

Y por eso, yo me pregunto ¿y por qué nosotros no lo somos? Hoy, en este nuestro blog, os hablo de uno de los temas que más me preocupa/entristece/indigna: las personas tóxicas. Y ojo, no soy nada partidaria de las etiquetas a las personas, pero este tipo existe. Y son peligros@s.

¿Por qué si nuestro organismo es capaz de detectar algo nocivo y lucha por expulsarlo, nosotros no? ¿Quién no ha tenido alguien cerca que ha exprimido hasta la última gota de paciencia y oportunidades?

La gente tóxica no tiene reglas; desafía todo lo que, en principio y para el común de los mortales, es lo razonable. Y creo que existen dos tipos de personas tóxicas: quienes lo son conscientemente y disfrutan con alterar al resto, y quienes no se dan cuenta de lo tremendamente negativ@s que son en las personas de su alrededor. Pero algo tienen en común: tienen un comportamiento completamente irracional. Juegan con el afecto o el cariño para poder influir en quienes les rodean. Y no van a cambiar; no quieren cambiar. O al menos, no lo harán mientras no sepan de su condición.

Pero si os confieso una cosa, de todos las distintas actitudes que una persona tóxica puede tener, hay una que me entristece profundamente: el que no es capaz de alegrarse por las alegrías de los demás. El que siente envidia y provoca. O peor, el que la siente, la esconde y simplemente, se dedica de forma sibilina a hacer sentir mal al otro. En mi vida, he tenido (y todavía queda algun@) gente de este tipo. Me va costando identificarlos, pero ahí están.

Mi conclusión con este tipo de personas es clara: no intento entenderlos, ya no intento justificarlos, y mucho menos, gastar energía en ellos. Provocan conflictos, estrés y tristezas innecesarias. He decidido, simplemente, alejarme. Con cordialidad, con educación y con una enorme paciencia (a veces este carácter que tengo me pide más decir las verdades a la cara). Poner distancia. Un margen de seguridad que me permita continuar con mi vida y dedicar mi tiempo a quienes realmente lo merecen, sin tener una injusta carga de conciencia por no llegar a donde “los tóxicos” creen que debo llegar.

Pero cuidado, esta conclusión lleva muchos años de experiencia y malos tragos. Lo primero, y lo más difícil, es identificarlos. Quitarte la venda que te daba la facultad de perdonarlo todo, entenderlo todo y justificar lo injustificable. Y es que, la única forma de evitar que alguien te siga haciendo daño es darte cuenta de que efectivamente, ocurre.

A continuación, lo mejor es marcar los límites. Y no hace falta que se haga de forma expresa; basta un discreto alejamiento para darte cuenta de cómo tu vida gana en bienestar emocional, y cómo tu día a día te demuestra que la decisión ha sido la correcta. Por supuesto, todo esto, siempre con una enorme amabilidad y educación.

Y a partir de ahí; bienvenid@ a una vida sin toxicidad. Quizá habrá menos gente en ella, quizá hacerlo costará mucho, pero la tranquilidad y el menor desgaste es tal, que vale la pena. Y es verdad que, de vez en cuando, y como si de una resaca emocional se tratara, te preguntarás si no fuiste demasiado dur@. No. No hay que entrar en ese juego, porque precisamente es ese el terreno en el que las personas tóxicas se ven más ágiles.

Y después de este post, os quedaréis con la sensación de que está escrito desde el dolor o la propia experiencia. Lo primero no, lo segundo sí. Desde la experiencia de haber aprendido a decidir qué me importa, qué tiempo tengo y a quién se lo quiero (y se merece) dedicar.

Así que, para finalizar, hago mías las palabras de Hans F. Hansen: “La gente te inspira, o te desgasta; selecciónala sabiamente“. Y yo me atrevo a añadir: “Que os vaya bonito”.

Gracias por estar al otro lado

Malu

P.D. Foto en el paso de cebra más famoso de Japón (Shibuya); donde la gente, precisamente, se protege del aire malo con máscaras. Ojalá protegerse de gente tóxica fuera tan fácil; este post habría sido más fácil de escribir.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Tóxic@

  1. Buenísima reflexión y aportación para acabar la semana. Toxicidad no queremos. Feliz finde guapa!👌💋

  2. en primer lugar, la foto es chulísima! 😉
    en segundo lugar… supongo que es inevitable agarrarse, desde la inocencia, a justificaciones del tipo “va a cambiar”, “ha sido algo puntual”, “en el fondo sé que es buena persona/me quiere”… todos lo hemos hecho. pero, efectivamente, sólo nos sirve para caer una vez más con la misma piedra. y, al final, te cansas. y, al final, la única solución para nosotros es alejarnos. por nuestro propio bien. y cuando te quitas ese lastre emocional de repente te sientes mucho mejor. es así. con lo cual, te queda bien claro que la decisión ha sido la correcta (aunque haya sido difícil de tomar… porque siempre es difícil hacerlo).
    en mi opinión, el mayor problema de las personas tóxicas son ellas mismas. creo que son personas que por algún motivo están infelices, insatisfechas, frustradas… y no soportan que otros puedan ser felices, tengan éxito en diferentes facetas de su vida… por su bien, espero que reconozcan esas carencias, esas frustraciones, y aprendan a trabajar en mejorar su propia felicidad, su propio bienestar. porque, al final, cuando tú estás bien, lo reflejas. y tus actos también lo reflejan.
    este tipo de aprendizaje nos toca, de una manera u otra, a todos en la vida… supongo que es parte del aprendizaje vital, de la pérdida de inocencia. lo importante es identificarlo, y saber tomar las medidas oportunas. y si en algún momento los tóxicos somos nosotros: identificar nuestra actitud, buscar el verdadero problema, y ponerle solución. la vida es demasiado corta como para malgastarla haciendo daño. sobre todo porque creo a pies juntillas que nadie en su sano juicio (este detalle es importante) que se comporte así puede, en el fondo, sentirse bien haciéndolo (o quizás esto sólo sea una parte de inocencia que aún queda en mi, jajajaja).
    así que… seamos lo que queremos que los demás sean para nosotros. imperfectos, sí, pero buena gente, por favor.
    besazo bonita!!! ganas de veros!!
    muaaaaaaaaaaaaa!

  3. Qué bonito escribes!
    Totalmente de acuerdo en todo lo que dices.
    He debido ser muy afortunado en esta vida porque no he tenido muchas personas tóxicas alrededor. Alguna ha habido, pero he sabido poner distancia, al menos la distancia necesaria para que no me afecte en mi día a día.
    Creo que la clave es no esperar que el resto de personas reaccione y se comporte como nosotros lo haríamos con ellos. Al principio decepciona ver cómo algunos no te dan tanto como tú a ellos, pero al final el proceso acaba sirviendo para definir de forma clara para quiénes eres prioritario y para quienes secundario.
    Otra reflexión paralela es si las personas tóxicas lo son en general o lo son sólamente en su interacción con nosotros. Es decir, siempre juzgamos a una persona por lo que a nosotros nos proyecta ¿y si con los demás se comporta de otra forma?

    Muchas gracias por el post! Me encanta tener un aliciente para empezar el viernes.

  4. Yo he empezado hace un par de años a separarme de este tipo de personas y SI ganas en calidad de vida totalmente.

    Y es verdad.. tenemos tan poco tiempo que tenemos que seleccionar muy bien! Hay q compartirlo con quien te sume y los q restan… leeeejos!!!

    Hasta el viernes que viene!!!!

¡Gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s